Ventajas en relación a un proyecto terreste

JURÍDICAS

Derechos de agua:

A diferencia de cualquier proyecto terrestre, nuestro Río Submarino necesita los derechos de agua solo en los puntos de salinidad (ya solicitados por la Dirección de Obras Hidráulicas en 2012). Por definición, no pueden existir derechos río más abajo. Las iniciativas terrestres siempre tendrán consecuencias negativas sobre los derechos actuales río abajo de las tomas previstas.

Ruta:

Las ventajas radican en que se requiere la entrega de concesión marítima por parte de la Armada de Chile, institución que colaboró y fue de gran aporte en el estudio de factibilidad. Los proyectos terrestres, en cambio, deben considerar expropiaciones o servidumbres de paso a lo largo de toda la ruta.

Entregas:

Aquatacama permitirá la entrega directa a los usuarios finales con contratos, directa o  indirectamente a través de alguna entidad centralizadora como juntas de vigilancia o asociaciones de canalistas.

Lo que evitará cualquier mezcla en ríos nortinos y sus problemas asociados: ¿cómo distinguir una gota de agua del caudal natural de una gota de agua traída artificialmente y hacer pagar esta última?

TÉCNICAS

Ruta:

Nuestro tubo reposa directamente sobre el lecho marino a lo largo de una ruta substancialmente recta dentro de un intervalo de profundidad bastante amplio, sin ninguna preparación del terreno, ya que va simplemente lastrado y no anclado.

Sin embargo, la geografía de Chile implica grandes obras civiles para un proyecto terrestre: viaductos, sifones, túneles, incremento de la longitud para seguir la pendiente a lo largo de las curvas de nivel, voluminosos movimientos de tierra, entre otros.

Sismos:

La flexibilidad de nuestro sistema lo inmuniza contra los sismos, a diferencias de los riesgos de rotura y de los consiguientes derrames de toda el agua acumulada a una altitud superior que implica un proyecto terrestre.

A la profundidad de impacto de los maremotos o tsunamis, el tubo va debidamente protegido como cualquier otra obra marítima (emisarios de aguas servidas de las ciudades costeras, por ejemplo).

Dimensiones para un caudal 100m3/s

Nuestro Río Submarino necesitaría unos 6 tubos paralelos de 4m de diámetro reposando sobre el lecho marino, lo que a 100 o 200m de profundidad no causa mayores problemas.

Un canal terrestre necesitaría una sección hidráulica de 100m2 para la velocidad tradicional de circulación de fluidos de 1m/s. 

Vale decir que debería construir una zanja de aprox. 40m de ancho por 7 de alto para acoger un canal de 20m de ancho por 5m de alto de dimensiones internas (con el espesor de hormigón requerido y los caminos laterales).

Velocidad de construcción

Aquatacama podría avanzar a una velocidad de 8km por día, mientras que cualquier proyecto terrestre lo haría en pocas centenas de metros diarios.

ECOLÓGICAS

Toma:

Nuestro Río Submarino captará una fracción de la diferencia entre el caudal físico real en el punto de salinidad, y el caudal ecológico requerido por los ecosistemas de fauna y flora de la desembocadura y de la pluma del río en el mar.

Un proyecto terrestre tiene impactos negativos río abajo y de ello hay numerosos ejemplos de canales terrestres en el mundo con consecuencias fatales para las comunidades y los ecosistemas como el Acueducto Tajo Segura en España.

Ruta:

Aquatacama tiene impacto negativo reducido y más bien colabora en la creación de un nicho ecológico submarino, a diferencia de una iniciativa terrestre que generará una separación infranqueable del territorio, contaminación visual del paisaje, entre otros efectos.

Evaporación:

Nuestro tubo no tiene evaporación del agua, mientras que un proyecto terrestre puede alcanzar hasta un 50% en el caso de un canal terrestre a cielo abierto. 

Entrega:

Una de las ventajas de Aquatacama es que el tratamiento del agua se realiza en el momento de la toma, para no contaminar el tubo; mientras que un proyecto terrestre tiene alto riesgo de transmisión de especies invasivas. Los productos del filtrado del agua son devueltos al río, lo que minimiza la destrucción de nutrientes acarreados por el río para no perjudicar la pesca artesanal local.

ECONÓMICAS

Inversión:

Nuestro Río Submarino considera una inversión del orden de 4MUSD por kilómetro. Una iniciativa terrestre cerca de 15MUSD por kilómetro.