“Chile debe tomar la gran decisión de trasladar la agricultura donde hay agua o llevar el agua hasta las zonas agrícolas”

comunicado

Los efectos de la falta de agua que azota una amplia zona de nuestro país son cada vez mayores y provoca que entre las regiones de Atacama y Metropolitana, se mantengan vigentes 79 comunas con decreto de escasez hídrica, porque el insumo básico no sólo ha faltado para los usos productivos de estas zonas, sino que existen comunidades enteras que dependen de camiones aljibes para poder cubrir las necesidades básicas de consumo humano. 

En este contexto, se llevó a cabo el encuentro virtual ¿Soluciones frente a la escasez hídrica?, en el que Félix Bogliolo CEO de Via Marina e impulsor del proyecto Río Submarino Sur-Norte Chile, expuso en detalle los alcances de esta iniciativa que pretende trasladar aguas de los ríos del sur hacia las regiones del norte que sufren por la falta de suministro. 

En la ocasión, Bogliolo abordó los efectos y ventajas del proyecto que, por ejemplo, tomará agua en la desembocadura del río Biobío para llevarla por un sistema de ducto o tubo submarino hasta las regiones de Valparaíso, Coquimbo, Atacama, Antofagasta, y eventualmente Arica.

“Se trata de una innovación y Chile puede ser pionero en instalar este sistema que sea una solución permanente, sustentable e inclusiva. Además, permitirá la interconexión completa de todos los recursos hídricos del país a lo largo de su extensión geográfica, generando un aprovechamiento máximo de la riqueza de agua del país” explicó Bogliolo.

Agregó que “hemos visto cómo el desarrollo agrícola del país ha sufrido una fuerte merma a raíz de la falta de agua. Chile tiene un gran desafío de definir qué país quiere ser en 50 años, si dejará que las cosechas se sequen o si tomará medidas innovadoras. En definitiva, Chile debe tomar la gran decisión de trasladar la agricultura donde hay agua o llevar el agua hasta las zonas agrícolas”.

Junto con lo anterior, Bogliolo presentó diversos estudios académicos que sustentan la factibilidad del proyecto como los datos arrojados por el Estudio CORFO/UCh de junio de 2019, que declara que existe una amplia disponibilidad de recursos hídricos en el sur en relación con la demanda en el centro–norte, considerando todas las necesidades ecológicas sureñas. 

Por otro lado, el estudio liderado por la Comisión Nacional de Riego establece que existiría un potencial de crear más de 173.000ha nuevas de riego desde Valparaíso hasta Mejillones (228.000ha en total hasta Arica, lo que significa un incremento aproximado del 20% de la superficie total bajo riego en el país).

Por su parte, el estudio realizado por CORFO y Universidad de Chile el año pasado,  permitió determinar que “la disponibilidad de aguas excedentarias se focalizaría en las secciones medias y de desembocaduras, descartando las secciones altas o de cabecera”.  Además, se aclara que la estimación da una disponibilidad de agua de aproximadamente 1.000m3/s totalizando todas las cuencas desde Constitución hasta Puerto Montt, concentrada principalmente en 4 ríos: Toltén, Imperial, Biobío y Maule, de los cuales Biobío aprox. 375m3/s y Maule aprox. 125m3/s.

“Si consideramos que la demanda de agua para todos los usos (humano, industrial y agrícola) en todo el Norte Grande y Chico al horizonte 2050 en el escenario llamado optimista está estimada en aprox. 378m3/s., queda clara la factibilidad y sostenibilidad de nuestro Río Submarino Sur-Norte” declaró Bogliolo. 

Finalmente, el expositor indicó que “pensar en un Chile que haya resuelto de manera completa y definitiva su abastecimiento en agua, no es un sueño. Nuestro proyecto propone una nueva mirada a la escasez hídrica, pues se aboga a favor del aumento de la oferta y no de la limitación de la demanda, y esto se consigue equiparando los recursos para satisfacer debidamente las insuficiencias hídricas del país y de todos los usuarios”.